Entrada

Los libros cuentan historias.

Pero los libros no serían libros sin páginas y letras

al igual que las historias no serían historias sin personajes ni sucesos.

El alma de la novela reside en el corazón del escritor, y después en el del lector.

El alma de la novela te hará volar. Con alas de magia. Con plumas de tinta.

viernes, 4 de abril de 2014

Crónica #4: Presentación de "The Raven Boys"

¡Buenas tardes, lectoras y lectores! Hoy aprovecho para adelantar con mis crónicas pendientes (¡que, poco a poco, son menos!) y os traigo el relato de lo acontecido durante la presentación de The Raven Boys, celebrada el 16 de noviembre en la Fnac de Callao.

Se trataba de un evento esperadísimo. Así, sí, subrayado y en negrita. ¿Qué por qué? ¡Pues porque una escritora de la talla de Maggie Stiefvater no visita España todos los días! Desde que Grupo SM anunció la inminente llegada de la autora de Temblor y Las Carreras de Escorpio a nuestro país, la bloggosfera estuvo revolucionada, emocionadísima ante la oportunidad de conocerla. Yo, sin embargo, no había leído nada suyo, así que una amiga me prestó Temblor y lo leí antes de la visita de la autora. Lo cierto es que me gustó, aunque tampoco me emocionó (pero, ¡eh! Esto es una crónica, no una reseña. Podréis leer mi opinión en cuanto la publique); sin embargo, tenía interés por conocerla y me parecía que The Raven Boys: La Profecía del Cuervo, su nueva novela, tenía una pinta tremenda, así que decidí acudir a la presentación.

A pesar de llegar bastante tiempo antes del comienzo del evento, me encontré con una cola enorme ante la puerta de la Fnac. Pronto localicé a mis amig@s bloggers e hicimos tiempo antes de poder entrar a la sala.
Cuando la cola empezó a moverse, no tardamos mucho en acceder al recinto, y en la entrada nos encontramos con una mesa llena de postales y pins de The Raven Boys, como los que podéis ver en la foto. Son preciosos, ¿verdad?

Como supondréis, no hubo suficientes sillas para todos los asistentes, pero por suerte todos pudimos entrar y disfrutar de la presentación. Al poco de que se llenara la sala entró Maggie y el público, emocionado, estalló en aplausos.
La presentación empezó con una introducción de su vida como escritora, y más tarde se le cedió la palabra a Maggie (que fue traducida por una corresponsal de la editorial). Yo ya había oído que Stiefvater era una persona inusual, muy vivaracha, pero nada me preparó para lo que vi y oí. Empezando por la pregunta que más le hacen en las entrevistas (¿Qué te inspira para escribir tus novelas?) y siguiendo con mil y una anécdotas divertidísimas de su vida, Maggie nos hizo estallar en risas y aplausos cada dos por tres. Se comportó de forma muy cercana y dio rienda suelta a su gran sentido del humor, llegando incluso a imitar y representar escenas como la que vivió en un avión, cuando esperaba una llamada importantísima de su editor y la azafata le repetía que si no apagaba el teléfono MORIRÍAN TODOS (léase con voz histérica); o como cuando la NASA la invitó a que diera una conferencia.
Así de abarrotado estaba el Forum de la Fnac de Callao.
Sin embargo, a pesar de que la mayor parte de la presentación se basó en desternillarse de risa, también hubo espacio para temas más serios de interés general. Por ejemplo, se habló del espinoso asunto de las etiquetas en la literatura: Maggie nos dijo que las etiquetas le parecían útiles, pues pueden ser de ayuda al lector, pero una vez que toman una connotación negativa o discriminan algún género dejan de ser adecuadas. Me permito añadir que yo estoy de acuerdo con la autora.
También pudimos ver un divertido vídeo que preparó el equipo de Grupo SM, explicando por qué Maggie no llegó a España el día que debía llegar (hubo un problema con los calendarios y la autora viajó un día más tarde de lo esperado, lo que hizo que los miembros de la editorial se tiraran de los pelos cuando fueron a recogerla al aeropuerto y vieron que no llegaba).
Para finalizar, como despedida, Grupo SM le regaló a Maggie una muñeca igual a ella, incluyendo su guitarra, ante la cual todos aplaudimos. Y después de aquello, ¡llegó la esperada firma! Yo no había podido conseguir su libro, así que la autora me firmó la postal que os enseñaba al principio de la entrada. ¡Fue muy simpática y escribió mi nombre secreto super secreto bien, lo cual es un plus!

Una vez terminado el evento, le pusimos el broche al día yéndonos a cenar en grupo, comentando con ilusión la fantástica y divertida tarde que habíamos vivido. Sin duda, una experiencia como para repetir. ¡Hasta la próxima entrada!

-Agradecimientos a Bella por las fotografías-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Deja volar tu imaginación y comenta! Estaré encantada de leer todo lo que tengas que decir, siempre y cuando lo hagas con respeto. ¡Di lo que piensas!

Para afiliarme:

Elige banner en la pestaña Afiliados.